érase una vez Niels H. Abel y Evariste Galois

La crisis de confianza que intenta acorralar actualmente al euro y lograr la quiebra de la euro-zona, tiene una enorme similitud con los ataques especulativos que sufrían con cierta regularidad las monedas europeas hasta finales de los años ’90.

El momento más trágico fue la tormenta monetaria de septiembre de 1992. En una maniobra perfectamente sincronizada, los especuladores atacaron alternativamente a las divisas más débiles: la lira, la peseta, la libra irlandesa y, en menor medida, el franco francés, para obligar a los bancos centrales a desangrarse en una larga serie de intervenciones masivas.

El cerebro de esta operación fue el magnate judío-norteamericano George Soros, el 16 de septiembre de 1992 (Black Wednesday) convirtió 10 mil millones de libras esterlinas a deutschemarks. Superadas por las dimensiones del ataque, las autoridades monetarias británicas tuvieron que claudicar, abandonar el…

Ver la entrada original 1.906 palabras más

Anuncios